BUSCADOR

Ya está disponible la norma IRAM que ayuda a prevenir accidentes en maquinarias agrícolas

En el mes de octubre se publicó la norma IRAM 8076-0 que colabora para garantizar la salud y seguridad de los productores en labores vinculadas al agro.

Según el informe estadístico que presenta anualmente la Superintendencia de Riesgos de Trabajo, la accidentabilidad en el sector agrario está constituido en un 50% por pisadas, choques o golpes por objetos y caídas de personas que operan maquinarias.

“Esto se debe a que muchos de los equipos no cumplen con la normativa vigente de Seguridad en maquinaria agrícola, detallada dentro de la norma IRAM 8076-0, y sugerida en la norma IRAM-14130 de Buenas prácticas para labores agrícolas. El incorrecto uso o diseño de estos artefactos provoca graves accidentes como vuelcos o aplastamientos”, explicó el Coordinador Técnico de IRAM, Joaquín Garat.

La tercera edición de la IRAM 8076-0, publicada el 25 de octubre de 2016, establece los requisitos generales que deben cumplir las máquinas para la reducción de riesgos de accidentes, incluyendo a todo el personal en contacto con el equipo durante todas las etapas del ciclo de vida del mismo.

“El punto más importante a destacar en esta nueva edición es la incorporación de una guía para la evaluación del riesgo de vuelco, que se puede chequear desde la etapa de diseño. Dentro del documento, se encuentran referenciados los elementos a medir, ensayar o inspeccionar visualmente y una tabla de peligros o situaciones inseguras a las que se expone el operador y el personal de servicio técnico”, precisó Garat.

Además de ser la referente del diseño de máquinas agrícolas confiables, esta norma es la base para la certificación de Seguridad en Maquinaria Agrícola. La certificación es la garantía de que se encuentra concebida y fabricada en cumplimiento con los estándares de seguridad internacionales de cara al usuario y que aporta al progreso de las condiciones de trabajo y ambientales.

A través de los organismos de estudio de IRAM, hemos constatado efectivamente que contemplar una política de seguridad desde la concepción de la máquina (es decir, la etapa de diseño), aplicando prácticas seguras conocidas y difundidas, constituye la mejor manera de minimizar los riesgos y mitigar los peligros que enfrentan los trabajadores rurales, colaborando así con las Buenas Prácticas Agrícolas.

Con la publicación de este tipo de normas, IRAM reafirma su compromiso con la sociedad para promover la seguridad de las personas, suministrando al fabricante de maquinaria agrícola los elementos necesarios para cumplir con los requisitos de seguridad, brindando productos confiables y de calidad.