BUSCADOR

Gustavo Moralli: “Constatamos una mejora en la productividad al estructurarnos bajo un pensamiento basado en riesgos”

Dialogamos con el responsable de sistemas de gestión integrados de Saint Gobain Isover Argentina a raíz de la recertificación que obtuvieron de la norma IRAM-ISO 9001 “Sistema de Gestión de la Calidad”. ¿Cómo fue la transición a la nueva versión y de qué manera la norma les permite optimizar recursos?  

 

 

Saint Gobain Isover Argentina forma parte del Grupo Saint-Gobain, líder mundial de soluciones innovadoras, energéticamente eficientes, que contribuyen a la protección del medio ambiente, y recientemente alcanzó la recertificación de la norma IRAM-ISO 9001 en su versión 2015. Entrevistamos a Gustavo Moralli, Coordinador de Sistema Integrado de Gestión, BCP y 5s de ISOVER de Saint Gobain Isover Argentina, para conocer más acerca de cómo fue el proceso de transición de la versión 2008 a la actual y cuáles son los beneficios concretos que les aporta contar con un sistema de gestión de la calidad.   

-¿Cuáles fueron los principales cambios que tuvieron que implementar para pasar de la versión 2008 a la 2015 de la norma IRAM-ISO 9001?

-En nuestra experiencia uno de los principales desafíos que trajo aparejada la versión 2015 de la norma fue poder instrumentar el pensamiento basado en riesgos. Si bien gracias a la sólida trayectoria de Saint Gobain Argentina División ISOVER recertificando la IRAM ISO 9001 por más de 20 años estas cuestiones se encontraban presentes en nuestra gestión de todos los días, en el contexto de la implementación de la norma 9001:2015 tuvimos que rediseñar toda esa gestión para adaptarla a la nueva norma.

-¿En qué medida la certificación de esta norma les permitió optimizar determinados índices de su interés?

-La certificación de ISO 9001 para nosotros es un requerimiento fundamental. Nos permite ordenar nuestros procesos, optimizar nuestros recursos y generar una sistematización en la detección y eliminación de pérdidas de toda clase. Asimismo, parte importante de los beneficios que otorga poseer un sistema de calidad certificado es el nivel de capacitación, concientización y compromiso que se genera en todos nuestros colaboradores; lo cual para nosotros es el pilar fundamental para alcanzar la excelencia.

-¿Percibieron, asimismo,  una mejora en cuanto a los tiempos de productividad? ¿y en lo referido a la calidad?

-Sí, hemos podido constatar una mejora en la productividad de nuestros procesos al estructurarnos bajo un pensamiento basado en riesgos. Hemos podido detectar numerosas oportunidades de mejora a partir de la evaluación de riesgos realizada, lo cual se ve reflejado en nuestros indicadores de desempeño. Con la calidad de nuestros productos y servicios la situación es análoga.

-¿Se encontraron con alguna dificultad durante el proceso? En ese caso, ¿de qué manera lograron sortearla?

Sí, claro; principalmente en lo referente a las cuestiones de liderazgo. Por ejemplo, en proceso de auditoría interna ampliamos a las líneas medias de mando; cuestiones que tradicionalmente solo correspondían a los altos management de la empresa, lo cual fue todo un desafío desde el punto de vista de la adaptación a los cambios.

-¿Cuáles fueron las capacitaciones que tuvieron que incorporar de cara a los empleados? ¿Las dictaron para un grupo específico o para toda la organización?

-Hacia todos nuestros colaboradores dirigimos capacitaciones de forma permanente: el primer paso fue actualizar nuestra política integrada (certificada en Calidad, Ambiente, Seguridad y Salud Ocupacional) trasladando a toda la empresa la novedad de la actualización de la norma junto con sus principales modificaciones a nuestro entender: Gestión de los riesgos y de los cambios y Liderazgo. Luego, para todos nuestros auditores internos, hemos hecho capacitaciones intensivas durante todo el año en lo que respecta a los contenidos técnicos de las nuevas normas, acreditando más de 12hs de capacitación a todos nuestros auditores internos.

-¿Encuentran que esta versión de la norma es más amigable con la prácticas empresariales actuales? Si así fuera, ¿en qué sentido?

-Sí, por supuesto. Pudimos corroborar que la implementación de la estructura de alto nivel que ha implementado la norma (el famoso anexo SL) nos ha simplificado en gran medida la implementación de los requerimientos normativos y, sobre todo, la integración con otras normas con la misma estructura, como la ISO 14001:2015 que también re certificamos junto a la 9001. La norma es bastante más amigable para su lectura y su entendimiento resulta más sencillo con esta nueva estructuración.

-¿Tienen pensado asumir nuevos desafíos en materia de certificación? En ese caso, ¿cuáles son los pasos que se proponen seguir?

-En el mediano plazo la gerencia de nuestra empresa tiene interés en abordar un sistema de gestión de la energía, con lo cual la certificación de ISO 50001 es un objetivo presente de aquí a algunos años.

-¿Qué valor agregado consideran que aporta la marca IRAM a la certificación?           

-IRAM es sinónimo de excelencia, tanto en el mercado nacional como en el internacional, que representa una parte importante de nuestro negocio. Nuestros clientes entienden a IRAM como un referente de calidad y confianza.