BUSCADOR

Liliana Bearzi: “La certificación IRAM es una herramienta eficaz para la competencia leal entre empresas”

Laboratorio Biomadryn recertificó su sistema de gestión de la calidad para la prestación de servicios de análisis clínicos. Entrevistamos a su directora para conocer, entre otras cosas, de qué manera la norma IRAM-ISO 9001 les permite eficientizar procesos, aportando valor agregado a sus clientes.

 

 

04/07/2019

En 2012, Biomadryn se constituyó en el primer laboratorio de la provincia del Chubut en haber obtenido la certificación de su sistema de gestión de la calidad (SGC) según la norma internacional IRAM-ISO 9001:2008. Recientemente, la organización obtuvo la recertificación de esta norma en su última versión de 2015 según el alcance “Prestación de servicios de análisis clínicos en sus etapas de: procesos pre analítico; analítico en las áreas de hematología, inmunoserología, química clínica, microbiología, biología molecular, inmunofluorescencia y post analítico; administración y gestión de derivaciones”. Con motivo de este nuevo logro, dialogamos con la Lic.  Cs. Bioquímicas Liliana Bearzi, directora del laboratorio, quien destacó los beneficios percibidos al interior de la empresa así como a lo largo de toda su cadena de valor.

 

-Recientemente lograron alcanzar por segunda vez la recertificación de su sistema de gestión de calidad, ¿cómo describirían la preparación previa para llegar a este resultado?

-Nuestro objetivo fue promover la certificación cumpliendo con normas vigentes y procurar que nuestro personal y nuestros clientes contaran con un respaldo confiable, estandarizando procesos y productos y contribuyendo a la mejora del desempeño de nuestra organización. Ha sido un arduo y comprometido trabajo por parte del gran equipo que integra el laboratorio. Recientemente, obtuvimos la 2ª recertificación de la norma ISO 9001:2015, pero venimos implementando calidad desde el inicio del laboratorio, en 1981. Certificamos por primera vez en 2012, con versiones anteriores de la norma ISO 9001. Desde el principio, gestionamos nuestra actividad en base a las normas ISO 9000 y 9001, tomando asimismo la ISO 15189 que establece requisitos de calidad y competencia específicamente para los laboratorios clínicos.. Empleando las normas como guías, estudiamos e implementamos nuestros propios métodos de seguimiento y registros,  incorporamos conceptos técnicos para gestionar. Sin duda, un componente fundamental para que el sistema de gestión (SG) sea exitoso es el compromiso de la Alta Dirección y de todo el equipo, que asumió la tarea muy responsablemente; de lo contrario no hubiéramos obtenido los altos logros esperados.

 

-Finalizado ese proceso, ¿cuáles son los principales beneficios obtenidos? ¿Cuál es el valor agregado que le aporta a los clientes del laboratorio en el amplio sentido del término?

-Las certificaciones de los SG de calidad son claves en el trabajo focalizado en mejorar y crecer. Utilizamos la información que genera el SG para la toma de decisiones. Apostamos al aprendizaje continuo y a retroalimentarnos con nuestros resultados. La calidad es un atributo diferencial para los laboratorios, que instala la cultura de la mejora continua, aumenta la eficacia de los procesos y contribuye a satisfacer las necesidades de los pacientes y demás partes involucradas.

Respecto al valor agregado percibido por nuestros clientes: pacientes, médicos, empresas, obras sociales, medicina prepaga; consideramos que la certificación IRAM representa un alto grado de confianza para ellos. El respaldo de una certificación genera confianza y reconocimiento en la cadena de valor. Nuestro laboratorio es capaz de llevar a cabo servicios acordes a lo que la realidad en salud necesita. Somos reconocidos por nuestra trayectoria, confiabilidad, profesionalismo y compromiso con la sociedad. Permanentemente, hacemos encuestas de satisfacción al cliente, estamos atentos al aporte de nuevas iniciativas en el mejoramiento de las condiciones de nuestro entorno. Según el grado de satisfacción medido, la relación con nuestros clientes es fructífera.

 

-Parte del alcance de esta recertificación involucra la gestión de derivaciones. ¿De qué manera la norma ISO 9001 les permite volver más eficaces estas tareas?

-Nos posibilita demostrar la trazabilidad de los procesos y sectores y control de nuestros proveedores. La determinación de procedimientos escritos aumentó notablemente la eficacia y eficiencia del proceso; nos ayuda en la planificación y nos otorga herramientas para la mejora continua.

 

-¿Tuvieron que dictar capacitaciones de cara el personal? ¿En qué consistieron?

-Se instauró un cambio cultural que se tradujo en un cambio de mentalidad y actitud de nuestro personal, realizando las tareas más eficientemente, mediante un proceso integral, ágil y sistematizado de aprendizaje. La certificación IRAM nos ha permitido enriquecer los servicios que brindamos, gracias a la formación y consolidación de conocimientos, los cuales nos posibilitaron mejorar los procesos de nuestro laboratorio, capacidad de gestión y operación en todas las áreas de nuestro laboratorio. Desde la formación inicial hasta la especialización, sumada a la actualización, la Alta Dirección se alineó con los últimos desarrollos en tecnologías de gestión, comprometiendo a todo su equipo de trabajo en la capacitación continua y la toma de conciencia para poder entender la filosofía básica en la que se basan las normas de los SG. Nos concentramos en un ordenamiento interno desde los comienzos. Las capacitaciones son un paso muy importante dentro de la cultura de nuestra organización y de gran valor para cada persona que participa en el proceso. Nos ayudó mucho que en la filial de IRAM ubicada en nuestra ciudad se dictaran cursos acerca de las normas, auditorías internas, gestión de riesgos, cambios de normas, aporte a la competitividad de las organizaciones. Siempre los tomamos y volcamos la experiencia a nuestro equipo de trabajo. Desde nuestra red ALAC (Asociación de Laboratorios de Alta Complejidad) de la cual formamos parte, también se impulsó mucho la capacitación mediante cursos diversos.

 

-¿Han incorporado nueva tecnología a lo largo de este proceso? ¿Cuál?

-A lo largo del proceso se dieron un conjunto de cambios con un fuerte énfasis en la calidad de los servicios. Esta decisión significó asumir una serie de principios que definen una nueva forma de pensar, además del cambio edilicio (nos mudamos a un nuevo edificio pensado como laboratorioesde sus bases), apostamos además a la puesta en marcha de un nuevo y más amplio soporte tecnológico. Hace años contamos con Cabina de Flujo Laminar, inmunofluorescencia; y en los últimos dos años incorporamos nuevo equipamiento de última generación para lo referido a Química Clínica, Endocrinología, Inmunoserología, Marcadores Tumorales y Drogas de abuso.  Además, sumamos una plataforma de punta que nos permite detectar in vitro la presencia de variantes de alto riesgo (oncogénicas) y de bajo riesgo, del virus del papiloma humano (HPV), como también detección de bacterias, hongos y marcadores de resistencia. La innovación tecnológica fue acompañada por desarrollos informáticos de interfaces y otras mejoras que nos permitieron avanzar en trazabilidad, seguridad y logística.

 

-¿Tienen pensado asumir nuevos desafíos en materia de certificación? En ese caso, ¿cuáles son los pasos que se proponen seguir?

-Debemos trabajar en forma sostenida en el mantenimiento de nuestro SG integrado, ya que este impacta tanto en la estructura de nuestra organización como en nuestra comunidad. Debemos continuar fortaleciendo nuestra misión y saber cómo hacerlo: aplicar oportunidades de mejora, utilización de tableros de comando, fijar objetivos adecuadamente. A la optimización de productos y servicios, cultura de la calidad, mejora continua y exigencia de los mercados, se suma la del desempeño y del rendimiento, a través de las certificaciones. Es un desafío potenciarnos para ser referentes en nuestra tarea y también el lograr sensibilizar a las empresas, a las obras sociales y de medicina prepaga, acerca de los procesos de calidad.

 

-¿Qué ventaja competitiva considera que aporta la marca IRAM a la certificación?

-En mercados cada vez más exigentes, la búsqueda de eficiencia, flexibilidad y confiabilidad en nuestros productos y servicios han derivado en el surgimiento de una cultura de la calidad para aumentar nuestra competitividad. Cuando iniciamos la implementación de un SGC según las normas ISO para lograr la certificación, IRAM fue nuestra opción. Consideramos que es referente en el ámbito de certificación nacional y regional, con una imagen de seriedad y trayectoria. La marca IRAM es confianza, brinda seguridad garantizando el cumplimiento de todos los requisitos establecidos en las normas. Las auditorías que recibimos de IRAM han sido llevadas a cabo con alto grado de formación y profesionalidad por auditores que nos dan valor agregado en cada devolución. La certificación nos representa un grado de diferenciación. Nos pone en posición favorable frente a otros competidores que no cumplen con los requerimientos. Aporta gran valor para mejora de los procesos y consecuente competitividad de los servicios. El poder demostrar el cumplimiento y uso adecuado de nuestro servicio de gestión basado en normas internacionales nos da gran tranquilidad, permite aumentar el control de los procesos internos, colaborando a mejorar nuestra imagen frente a nuestros clientes y la comunidad. La certificación es una herramienta eficaz para la competencia leal entre empresas, contribuye a lograr mejor posicionamiento en el mercado.