BUSCADOR

Cómo saber si una bicicleta es o no segura 

La Resolución 220/2003 de la Secretaria de Comercio de la Pequeña y Mediana empresa establece un régimen de certificación obligatoria de requisitos esenciales de seguridad para la comercialización de bicicletas nuevas, según las normas IRAM 40020, IRAM 60020  y NM 301. Para su tranquilidad, busque productos con sello IRAM.

La bicicleta como medio de transporte suma cada día nuevos adeptos. Y razones, sobran: los ciclistas favorecen su salud, colaboran con el ambiente, y contribuyen a disminuir el caudal de tránsito, entre muchas otras cosas. Sin embargo, hay un aspecto fundamental que los usuarios no deberían descuidar, y es la cuestión de la seguridad.

Según lo ha establecido la Resolución SICPME 220/2003, existe un régimen de certificación obligatoria de requisitos esenciales de seguridad para la comercialización de bicicletas nuevas, de acuerdo con las definiciones de la Norma IRAM 40020, IRAM 60020  y la Norma NM 301.

 Específicamente, la norma IRAM 40020 establece los requisitos de seguridad para el diseño, montaje y ensayo de las bicicletas, como así también para los montajes parciales y provee indicaciones para el uso y cuidado de las bicicletas en su manual.  Regula también todos los requisitos de seguridad que deben cumplir algunos de los componentes de la bicicleta, como por ejemplo frenos, asiento, cadena, cubrecadena, pedales, guardabarros, cubiertas y cámaras, cierres rápidos, horquillas, masas, estenes, ruedas estabilizadoras y dirección. Para ello, se realizan distintas pruebas de resistencia en las bicicletas, certificando que son seguras y aptas para el uso.

Por otra parte la norma IRAM 60020 establece los requisitos de seguridad para las bicicletas eléctricas (EPAC). Estas bicicletas con asistencia al pedaleo (EPAC) cuentan con un motor eléctrico que permite al ciclista contar con su ayuda hasta 25 km/h de velocidad. Esta reciente tecnología incorporada a la normativa permite a los usuarios desplazarse con la seguridad de la evaluación de componentes eléctricos sumados a los requisitos mecánicos de la IRAM 40020 anteriormente indicados.

Las evaluaciones sobre las bicicletas se clasifican según su destino de utilización: urbano, fuera de ruta, ruta o para usuarios jóvenes y niños, aplicando requisitos adecuados para cada grupo de ciclistas.

 Así, las bicicletas nuevas y sus partes constitutivas deben ser fabricadas de forma tal que quede garantizada la protección de los usuarios tanto contra los posibles peligros propios del producto como por agentes exteriores. Para comprobar si efectivamente una bicicleta es o no segura, el usuario debe buscar el siguiente sello:

Al visualizarlo, el ciclista puede estar tranquilo de que el producto en cuestión superó exitosamente los ensayos de seguridad especificados en la norma. Lamentablemente, en muchos casos, esto no sucede debido a un incumplimiento por parte de los fabricantes en relación esta certificación obligatoria. Por eso, es muy importante que el usuario lo exija y, de no encontrarlo, la sugerencia es que se contacte con Secretaría de Comercio, autoridad de aplicación en este ámbito, para realizar la denuncia correspondiente.

 Cabe destacar que la certificación de seguridad que otorga IRAM implica que la empresa ha pasado por una evaluación del sistema de calidad y de ensayos de producto. Solo si los resultados de ambas actividades han sido satisfactorios, la compañía obtiene el Sello IRAM para bicicletas para adultos e infantiles. A partir de esta instancia, se establece un cronograma de auditorías de seguimiento, el cual permitirá sostener la certificación en forma permanente.

Las empresas poseedoras del Sello IRAM brindan una garantía adicional a sus clientes demostrando en la certificación de su producto un aval de calidad y confiabilidad.

Las marcas de bicicletas que cuentan con el sello IRAM están indicadas en nuestra página web.