BUSCADOR

Fernando Tormo: “Logramos elaborar una política de sustentabilidad que integra los valores de la empresa y nuestro compromiso con la comunidad”

Nice Dog es la primera empresa de nuestro país en alcanzar la certificación de la norma ISO 20121 “Sistemas de Gestión de Eventos Sostenibles”. Entrevistamos a su gerente comercial, quien destacó que esta implementación les permitió reforzar su compromiso tanto en lo relativo al cuidado del ambiente como en términos de inclusión económica y social.

 

 

Recientemente, la empresa Nice Dog, dedicada a la producción integral de eventos, se convirtió en la primera de nuestro país en certificar la norma ISO 20121 sobre Sistemas de Gestión de Eventos Sostenibles. Dialogamos con Fernando Tormo, gerente comercial de la firma, para conocer de qué manera lograron aplicar las mejores prácticas en la producción integral de un evento, controlando su impacto social, económico y ambiental.

 -¿Cómo surgió, inicialmente, la necesidad de certificar la implementación de un sistema de gestión de sostenibilidad de eventos? ¿Cómo podría describir la experiencia de certificación?

Desde Nice Dog nos especializamos en la producción integral de espectáculos y eventos y, en los años que tenemos de experiencia dentro de la industria del entretenimiento en vivo, fuimos notando que jamás se desarrolló una agenda de sustentabilidad en donde se busque disminuir los impactos negativos ambientales, sociales y económicos. Nuestra empresa nace con un ADN sustentable desde su concepción, por lo que la certificación de la ISO 20121 fue un paso determinante para nosotros. En cuanto a la experiencia de la certificación, fue muy trabajosa y gratificante; para nosotros significó realizar una introspección en la manera de hacer lo que hacemos. Creo que es saludable analizar las operaciones y procesos profundamente para entender la forma de evolucionar en la calidad de servicio.

 -¿Cuáles han sido las nuevas prácticas específicas, alineadas a la norma, que comenzaron a implementar a la producción integral de un evento? ¿Fueron percibidas por el público asistente?

Hay dos prácticas que, a partir de la inclusión de requisitos de la Norma ISO 20121, fueron incorporadas a los eventos que realizamos en Nice Dog. La primera es el control documental de cada proceso llevado a cabo en la producción. Esto nos permitió tener un orden y que cada colaborador pueda tener acceso a los documentos mandatorios de las operaciones a realizar. La segunda fue elaborar una política de sustentabilidad que integre los valores de la empresa y el compromiso con la comunidad y el entorno. Esto lo transmitimos a todos los colaboradores, proveedores y público en general, a través de nuestros canales de comunicación.

 -¿Cuáles son los impactos ambientales más significativos de la actividad y de qué manera la norma les permite reducirlos?

Los impactos más significativos dentro de la industria del entretenimiento en vivo son los residuos y la energía. La norma nos permitió organizar todo el trabajo que ya veníamos implementando, de una forma más sistematizada. Por ejemplo, en la gestión de los residuos, nos ayudó a poder “mapear” toda la cadena de suministro y stakeholders del proyecto, identificando oportunidades de colaboración e inclusión social a través de cooperativas, gestionando los residuos de forma integral. De esta manera, no solo reducimos el impacto ambiental, sino que ayudamos a fortalecer una economía colaborativa.

-¿Qué aspectos fue necesario incorporar a la hora de realizar compras sostenibles? ¿Cómo fue la recepción por parte de proveedores? 

En Nice Dog ya veníamos realizando un trabajo arduo en la clasificación de los proveedores que nos pudiesen dar soporte en los eventos que realizamos, de una forma más sustentable. Como siempre decimos, se trata de repensar la forma de producir y, como en cualquier área, la cadena de suministro también aplica a este concepto. Es nuestro compromiso seguir incluyendo agentes de cambio dentro de nuestra cadena y continuar profundizando sobre los que no realizan actualmente ninguna acción sustentable que permita reducir impactos, pero son de vital importancia para nuestra actividad; creo que ese es nuestro principal desafío.

 -¿Cuál considera que es la percepción de sus colaboradores en relación al compromiso que asume la organización con el cuidado del ambiente?

La percepción es altamente positiva, ya que el compromiso no es solo con el cuidado del ambiente, sino también con la inclusión social y económica. Para que esto suceda, hubo dos hitos fundamentales: la concepción de Nice Dog como una empresa sustentable desde su inicio, redactando el contrato social con un marcado compromiso con el ambiente y la comunidad. Esto, sumado a la visión de nuestra compañía, nos permitió certificarnos como Empresa B pendiente ante Sistema B. El otro hito fue llevar a cabo una política que esté al alcance de todos los stakeholders. Gracias a la certificación, entendimos que no solo había que hacer las cosas sino que, también, teníamos que colocarla a disposición de los demás.

 -¿Tuvieron que dictar capacitaciones al personal? ¿Las recibió un grupo específico o toda la organización?

Parte de nuestro camino y valor es la investigación y capacitación permanente de nuestro equipo. Es por esto que nos tuvimos que instruir en diversas áreas: eventos sustentables, gestión integral de residuos, energías renovables, reutilización de materiales y estructuras, correcto uso del agua, economía colaborativa, etc. Estas capacitaciones las recibió todo el equipo de trabajo.

Dentro de los eventos que realizamos también llevamos a cabo un sistema de capacitación a voluntarios y equipo de producción tercerizado. Esto lo hacemos porque no hay mejor penetración del mensaje que la experiencia. Ante esto generamos un programa pedagógico y un documento que registra las capacitaciones realizadas.

 -¿Fue necesario incorporar alguna nueva tecnología a lo largo de este proceso para mejorar su desempeño ambiental? ¿Cuál?

Nuestra empresa tiene la licencia de un software internacional de medición de huella de carbono. Este soft lo utilizamos en todos nuestros eventos, entendiendo realmente cuál es el impacto negativo ambiental. La utilización de nuevas tecnologías en un mundo cada vez más evolucionado en este sentido, es vital para cualquier industria. En nuestros eventos, podemos medir: movilidad y transporte, consumo energético, gestión de residuos, utilización de materiales, etc. Creemos que el primer paso para poder reducir un impacto negativo es entender y tener un diagnóstico sobre el problema. A partir de esto, podemos trabajar con el cliente en una estrategia de mitigación y compensación de la huella de carbono, mejorando considerablemente el desempeño ambiental del evento.

 -¿Qué valor agregado consideran que aporta la marca IRAM a la certificación?    

La marca IRAM tiene un alto valor en diversas industrias, siendo un referente para organizaciones que apuntan a la excelencia en sus procesos y operaciones. Para Nice Dog significó un compañero en este camino de ser la primera empresa certificada en la ISO 20121 de Argentina y unas de las pocas de la región. El alcance de la certificadora y la calidad de profesionales que trabajaron junto a nosotros fueron los principales valores para poder alcanzar este gran objetivo.

Más información:

Fernando Manuel Tormo ftormo@agencianicedog.com