BUSCADOR

Se presentó el Informe de Gestión 2017 del Plan de Calidad Argentina (PCA)

El PCA busca promover la calidad como eje estratégico en la mejora de la competitividad industrial y la transferencia de conocimiento. La puesta en común del reporte se desarrolló el jueves 14 de diciembre en las instalaciones de IRAM.

 

 

 

El Plan de Calidad Argentina persigue la acción coordinada entre las cinco secretarías del Ministerio de Producción para la ejecución de programas enfocados en la incorporación de calidad en la producción de bienes y servicios, así como de entidades descentralizadas de la cartera productiva (INTI, BICE) y organismos externos como IRAM, INTA, certificadoras y laboratorios de ensayo, entre otros.

Así, el 14 de diciembre se presentó en IRAM el informe de gestión 2017 que describe el desempeño del último año de trabajo, cuyo marco de referencia fue el abordaje de la mejora de la competitividad vía calidad en el sector de maquinaria agrícola, automotriz, tecnología médica, cuero y calzado, empaques, envases y embalajes, certificaciones HALAL y FDA, 5S, por citar algunos.

De la reunión participaron: Mariano Pérez (coordinador del PCA), Eduardo Wegman (Director Nacional de Compras Públicas y Desarrollo de Proveedores), Juan Borda (Gerente de División - IRAM), Carlos Page (CNCE), Matias Balbiani (Min. De Producción), Carlo Lombardo, Julieta Cabezón y Matias Gudman (Secretaría de Transformación Productiva), Mario Wittner (Secretaría de Comercio Interior), Nicolás Fernández y Marcelo Karlen (OAA), Mario Hernández (AAICI) y Juan Pablo Mordini (INTI).

El PCA incluye una amplia variedad de instrumentos que abarcan desde programas de financiamiento a las empresas hasta la disposición de equipos de trabajo profesionales con experiencia en temas de calidad para elaborar estrategias de desarrollo sectoriales. Estos instrumentos se pueden agrupar en dos grandes categorías de acuerdo a sus objetivos:

- Promover y facilitar la oferta de calidad de las empresas

- Impulsar y canalizar la demanda de calidad a las empresas

Los primeros buscar concientizar a las empresas sobre la importancia de la calidad en sus procesos y productos, así como promover, crear incentivos y facilitar su desarrollo y adopción. Ello implica, por un lado, generar mecanismos efectivos para informar a las organizaciones de los beneficios asociados a la adopción de calidad en procesos y productos como en la práctica sistemática. Por otro lado, propone desarrollar instrumentos de financiamiento que las incentiven a hacerlo, garantizando la infraestructura física necesaria a lo largo de todo el proceso de certificación de calidad. El éxito de estos instrumentos se manifiesta en una oferta de mayor calidad en el mercado. 

Por su parte, las herramientas destinadas a impulsar y canalizar la demanda de calidad a las empresas apuntan a resolver la asimetría de información que enfrentan los compradores (consumidores o empresas) causada por la existencia de aspectos inobservables y no verificables de la calidad.

En particular, buscan promover y canalizar la demanda latente de calidad de los compradores, colaborando en su empoderamiento ya sea mediante información, herramientas jurídicas o reglamentos técnicos, con el fin de facilitar la trasmisión efectiva de sus exigencias de calidad en el mercado.